Archivar
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
 1  2  3  4  5
 6  7  8  9  10  11  12
 13  14  15  16  17  18  19
 20  21  22  23  24  25  26
 27  28  29  30  31
Recomendar | Imprimir |

May 08,2007

El Destino y El Karma

Fuente: [ Sabrina ] Xtremo News

EL DESTINO Y EL KARMA

Nada ocurrirá en nuestras vidas a nivel físico, intelectual o emocional, sin que repercuta en nuestro futuro, como consecuencias que darán la vuelta a "la rueda de la fortuna", para preparar de esta forma nuestro destino.

Una nueva dimensión de entendimiento emerge cuando se contempla la idea de que
el presente resulta del pasado y que el futuro se origina ahora, en nuestras acciones del presente.

Una perspectiva aun más fascinante se hace evidente cuando consideramos que el futuro procede del pasado. En las palabras del gran filósofo alemán Friederich Nietzche:
"Nuestro destino nos gobierna, aun cuando todavía no somos conscientes; es el futuro el que hace las leyes para nuestro hoy". Human, All too Human (1878).

Existe una historia real que me encanta porque tiene que ver con el karma, el destino y la sincronicidad.

En la primera década del siglo XX, durante una fiesta en el campo de una mansión aristocrática en la campiña inglesa, uno de los niños, amigo de los invitados, cayo a la alberca, y estuvo a punto de ahogarse. En ese entonces era poco común que una mansión inglesa tuviera piscina, pero no tanto que un niño no supiera nadar.

El hijo del jardinero se lanzó al agua y rescató al niño que se estaba ahogando. Más tarde los padres del pequeño aristócrata le preguntaron al jardinero como podían recompensar al niño héroe que era más o menos de la misma edad de su hijo.

- "He sido bendecido con dos hijos brillantes" – dijo el jardinero – "el mayor obtuvo una beca para una escuela de medicina, y es doctor en un barco. Ahora mi hijo menor desea seguir sus pasos."

- "Si tu hijo es aceptado en una escuela de medicina en Londres, envíalo con nosotros y nos haremos cargo de él", – respondió el padre.

A los trece años el hijo menor del jardinero se fue a Londres y se quedó con su hermano mientras trabajaba de dependiente en una empresa de envíos. A los dieciocho años obtuvo la tan anhelada beca para la escuela de medicina, en la Universidad de Londres. Fiel a su palabra, la familia del niño rescatado ayudó económicamente al muchacho hasta que se graduó. Durante sus estudios desarrolló un especial interés por la bacteriología.

Ya siendo un doctor calificado, sirvió como capitán en la Unidad Médico Militar de la Armada en Francia, en donde advirtió que los antisépticos que se empleaban en el tratamiento de los heridos estaban acabando con sus leucocitos, por lo que sus infecciones empeoraban. Después de la guerra, inició su trabajo de posgrado en el Hospital de St. Mary en Londres, y en 1919, se convirtió en profesor de dicho hospital.

Comenzó su investigación del lisosoma, una enzima contenida en la lágrima del ser humano, para después percatarse de que ésta poseía lo que ahora podemos llamar propiedades bactericidas – inhibía el crecimiento de los gérmenes.

Este hombre fue una especie de genio, que le gustaba tener un laboratorio desordenado en donde podía jugar – sus biógrafos reportan que se entretenía pintando paisajes con bacterias, al aplicar pequeñas cantidades de fluidos incoloros en patrones de sustancias gelatinosas de cultivo. Más tarde, las diferentes bacterias contenidas en los fluidos habrían de crecer manifestando innumerables colores y formas.

En 1928, descubrió un cultivo en una caja de petri que estuvo a punto de desechar. Este formo un círculo impenetrable por las bacterias, era la penicilina (1).

El doctor analizó la penicilina y sus aplicaciones potenciales pero nada de valor práctico surgió hasta que en 1930 se unió a un médico australiano. Para 1940 había aislado la penicilina, y estaba a punto de comenzar a probarla en los seres humanos cuando un funcionario del gobierno llegó a su laboratorio con una petición urgente. En ese entonces la neumonía era la causa número uno de muertes en el mundo, y lo había sido durante muchos años.

El funcionario le dijo al doctor – "Un político muy importante está muriendo de neumonía y pensamos que él es la única persona capaz de sacarnos adelante en los años inciertos que se avecinan. Es vital para la seguridad del Reino Unido que este hombre viva, y el gobierno le pide a usted que utilice su descubrimiento para salvarlo" – le solicitó.

El profesor partió de inmediato con el funcionario hacia el hospital. Cuando se acercó a la cama del moribundo, reconoció al hijo del aristócrata que había salvado de ahogarse hacia años. Los dos se miraron con asombro y gusto.

El doctor Alexander Fleming inyectó la penicilina a Winston Churchill, miembro del Parlamento, y nuevamente le salvó la vida. Todos conocemos los resultados. A ambos se les otorgó el rango de caballeros por sus valiosas contribuciones individuales para el Reino Unido.

- "Nunca le ha debido tanto un hombre a otro hombre, dos veces" – dijo Sir Winston Churchill acerca de su amigo Sir Alexander Fleming.

¿Coincidencia? ¿Casualidad? ¿Karma? ¿Destino? Lo que no deja lugar a dudas es que las buenas acciones siempre tienen su recompensa.

"Es un error querer mirar tan adelante. Solo un eslabón en la cadena del destino puede manejarse a la vez." Sir Winston Churchill.

El Karma es una clave que podemos utilizar para organizar nuestras vidas, en lugar de sufrir una eterna agonía por los aparentemente inexplicables y a menudo inesperados eventos que van tejiendo el lienzo de nuestras vidas. Para los budistas es el secreto para resolver muchos misterios aparentes en nuestras vidas y tener con esto una vida mejor.

Albert Einstein dijo:
"Dios no juega a los dados con el universo". A través del conocimiento de lo que es el Karma podemos entender esta frase. Nada es casual, sino causal
. Todo pasa por algo. Todo es un hecho secuencial que surge lógicamente de sus antecedentes. Tomando como referencia la historia de Churchill y Fleming, precisamente a eso me refiero. Cada uno limpió su Karma con las acciones que en lo particular llevaron a cabo – y que además "por algo" estaban entrelazadas, gracias a su libre albedrío, y pudieron mejorar sus vidas, en este plano terrenal, y eso obviamente tuvo una repercusión en su Karma futuro.

El Karma es una forma de ver la existencia que origina una armonía entre lo inevitable y el libre albedrío, lo cual da como resultado una mayor salud mental y autorresponsabilidad.


La doctrina holística del Karma nos indica que existe una razón para todo y todo se origina por una razón. El Karma como filosofía mantiene la esperanza en medio de la desesperanza y nos da el valor y los medios para continuar nuestra evolución personal.

Mi Si Fu, Master Joseph Yu, dice que
el propósito de la vida del ser humano, es mejorar la calidad de nuestro espíritu. Cuando entendemos esto plenamente desde el punto de vista karmático, nos damos cuenta de cual es nuestra misión real en la vida – nuestro Dharma.

El Karma no está relacionado con los conceptos tradicionales de juicio, castigo, dolor o penalidad ni tiene que ver con el pecado.
Cada uno, si aceptamos un propósito fundamental de autorrealización, encontraremos utilidad al evaluar nuestros objetivos regularemente. En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo hizo eco de un sentimiento con posibles reminiscencias karmáticas y de metas espirituales fundamentales cuando escribió: " 6:7 [...] no te sientas engañado: Dios no es burlado porque cualquier cosa que el hombre siembre esa será su cosecha .... 6:8 [...] aquel que siembre en el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna ... "

El Karma es la ley del crecimiento psicoespiritual
que involucra una reacción igual y en sentido contrario para cada acción. El Karma es un proceso que asegura la evolución de la conciencia.

El Dharma es la responsabilidad individual esencial
que cada uno le debe a: 1) la sociedad de seres sensibles dentro de la que nace, 2) el medio ambiente y, 3) nuestro "ser" interior más alto.

Para los hindúes el Dharma o deber ser, es parte inevitable de la vida y una forma de limpiar nuestro Karma ¿no es maravilloso? A través de nuestro Dharma podemos limpiar nuestro Karma.

Esta frase de Francis Chichester, primer hombre en navegar completamente solo alrededor del mundo en 1967, es muy significativa:

"Uno realiza estas cosas porque posee cierta naturaleza. Uno no puede escapar a su destino. Si una persona no cumple con su misión (dharma) llevará una vida de frustración. Si esto implica algún temor tendrá únicamente que superarlo".

1803 veces leído
Noticias relacionadas
¿Por qué me siento diferente los demás? por Marychanga añadido el Sep 08,2006
Entramos en Semana Santa por Sabio RX añadido el Feb 01,2008
Bacterias benéficas para el aparato digestivo por Marychanga añadido el Apr 24,2007
'La adopción fue legal': Madonna por Marychanga añadido el Oct 18,2006
Un Cirujano De Ultratumba por Marychanga añadido el May 08,2007


Una cuestión de género y edad
Llaman a no consumir lechugas de EU
¡Importante higiene!
¿te quiere? ¿está enamorado de ti? realiza este test y comprueba su amor
Master Slam Crew
No Quiero Actualizar Mi MSN Messenger 7.5 a Windows Live Messenger
Conciertos de Mes Marzo